La ruta del incienso: qué es y cuál es su origen

En la antigüedad, el incienso era una mercancía de gran valor debido a que se utilizaba con fines medicinales, para la elaboración de perfumes y para ritos espirituales. Se obtenía de la resina de algunos árboles específicos de lugares como Yemen, Omán, Somalia o Etiopía.

A las vías comerciales por las que se transportaba esta exótica mercancía por Egipto, Arabia y la India se le conoce como la ruta del incienso. Tiene su origen hace más de 2.000 años, cuando se formaban largas caravanas de camellos que transportaban la riqueza de las ciudades, como las especias, pieles, tejidos, olíbano o el incienso. Este transporte se podía dar de manera terrestre entre Arabia y el Mediterráneo, atravesando así el desierto del Néguev, situado al sur de Israel, o se podía dar por vía marítima, saliendo la mercancía hacia la India y Egipto.

árbol boswellia incienso

El viaje de los comerciantes de incienso era todo un reto de supervivencia. La ruta se alargaba durante seis meses y contemplaba cincuenta paradas, únicos refugios seguros para una caravana que, por la riqueza de su cargamento, era objeto de la codicia de los salteadores. Elementos hoy cotidianos como la sal o las especias eran tan difíciles de conseguir que en algunas etapas de la historia se usaban como moneda de cambio. En cuanto al incienso, solo hay que recordar que, junto al oro y la mirra, se incluye en los nobles regalos que los Reyes Magos entregaron al Niño Jesús al nacer.

Actualmente, la ruta del incienso conforma una red de rutas comerciales que sale del puerto de Myos Hormos, en el mar Rojo, y entra en el desierto llegando a Gebtu, en la orilla del Nilo. Desde ahí, asciende por el río llegando a Egipto. La ruta del incienso hace su paso, como comentábamos antes, por el desierto del Néguev, lugar considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Estamos hablando, por tanto, de un recorrido que no solo resulta de interés en la historia de las rutas comerciales, sino que además atraviesa las regiones clave en la historia de la civilización.

De toda esta herencia, y gracias a la importancia de estas rutas comerciales, el incienso se fue haciendo conocido a nivel mundial y fue llegando a todos los rincones. En Inciensos A. Fiances queremos seguir dándole la importancia que se merece al incienso. Por eso, desde 1984 trabajamos para crear y llevar incienso a todos los rincones posibles. Los tiempos siguen cambiando y desde hace tiempo nuestra particular ruta del incienso pasa por tu ordenador, tu tablet o tu teléfono móvil con nuestro sistema de venta a través de internet. Si aún no lo conoces, puedes entrar en nuestra tienda online de inciensos y conocer todas las variedades con las que seguimos escribiendo la historia de un producto milenario.

Compartir artículo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email